MÓNICA GONZÁLEZ MISS CARIBEAN WORLD REVELA SUS SECRETOS DE BELLEZA

 

Mónica González Lewis, nació como hombre, pero desde los cinco años sentía que algo no estaba bien. “Sabía que tenía el cuerpo equivocado, me sentí niña desde siempre y admiraba a mi hermana, una bella reina de belleza de mi país, y soñaba ser como ella”, relata a EXTRA la Miss Caribean World, quien fue coronada en Ecuador, en un evento internacional con 12 mujeres de diversos países.

“Siento que rompí esquemas. Soy una diva trans a la que se le permitió ser parte de un evento de belleza solo de mujeres y que además contó con el cariño de todas las chicas, quienes me felicitaron tras haber ganado corona”, comenta la reina.

La costarricense de 1. 76 cm de altura y ojos verdes, empezó su transición a mujer a los 16 años, primero con hormonas y luego con cirugías. “Un proceso largo, hubo gente que no me apoyó y tuve que luchar por seguir, pero gracias a que mis padres me dieron todo su cariño, la cosa fue más fácil”, relata la diva.

A los 19 años gana su primer concurso de belleza trans y en la actualidad lleva ocho coronas incluida la Miss Caribean World internacional, que se la ganó en Puerto López, Manabí en diciembre pasado.

Mónica relata que muchos la ven como mujer, pero que no le gusta mentir sobre su condición de diva trans. “Cuando la situación lo amerita lo tengo que decir”, explica.

La reina comenta que hace poco mientras hacía fila en un banco, un par de señoras se burlaban de una chica travesti que estaba en el lugar, y ellas se le acercaron a decirle: “mira ese hombre vestido de mujer mientras no paraban de burlarse”.

“Cuando las escuché las encaré y les pedí que le dieran las disculpas a ella, pues nadie tiene el derecho de burlarse por la preferencia sexual de cada uno, y cuando les revelé que yo era trans, no me lo creyeron en principio, luego se fueron calladas del lugar”, expresa la costarricense.

A continuación la ganadora de ocho coronas, revela cuáles son los secretos para ser reina de belleza, no solo para las trans sino para todas las mujeres que sueñan con ganarse una corona.

Mónica explica: ” lo primero es preguntarse: ¿Realmente quiero esto? Ser reina de belleza es una vocación, no es algo que se hace a ratos, debe ser un deseo genuino de transmitir a la gente a través de cada presentación, y posteriormente de una corona, optimismo y que se sientan orgullosos de su representante por el excelente trabajo que realiza”.

Además explica que a la hora de decidir participar en un certamen, tiene que contar con el apoyo de los familiares, algo que considera es importante, y sobre todo ser honestas con ellos y decirles todo lo que implica participar, ya que se adquieren compromisos que demandarán mucho tiempo y esfuerzo de la candidata, y así le será más fácil de sobrellevar.

Si resulta ganadora deberán seguir aportando camino al éxito internacional, y los compromisos son aún mayores. Además de la familia, hay personas que aportan mucho a lograr el éxito de una reina, por lo cual es importante ser agradecidas y no olvidarse de las personas que creyeron en nosotros y nos dieron la oportunidad de desarrollarnos.

Otro punto importante para ser reina de belleza según González, es saber expresarse. “Esto es de vital importancia. No es solo tener el conocimiento, es saber transmitirlo, con las palabras correctas, la entonación y pronunciación correcta. Esto se logra con clases de oratoria, pero se debe tener claro lo que se quiere decir para que la idea llegue. Recomiendo leer e investigar mucho de la actualidad nacional e internacional, no es prudente limitarse solo a las clases que se reciben en los colegios o en la universidad, ese es un error muy común que se debe evitar”.

Las Miss Caribean world, explica que los certámenes de belleza le dan mucha relevancia a la inteligencia y coherencia que pueda trasmitir una reina, ya que se convierten en voceras e imagen de las organizaciones si resultan ganadoras, y son expuestas permanentemente a los medios de comunicación.

“No debe dejarse de lado las normas de cortesía y etiqueta que distinguen las reinas. Saludar, dar las gracias, saber comportarse en eventos sociales y no extralimitarse dicen mucho. No condiciones tus buenas maneras a las circunstancias”, finaliza Mónica González Lewis.